El aceite de cáñamo es rico en clorofila y contiene altas cantidades de ácidos grasos esenciales (Omega-3 y Omega-6), para una regeneración celular óptima.

Suavizante y reequilibrante, también es rico en vitamina E, que combate los radicales libres responsables del estrés oxidativo, y las vitaminas B, que ralentizan el envejecimiento, con la ventaja de restaurar el tono, la elasticidad y la hidratación de la piel con un efecto inmediato y duradero.