La característica principal de las semillas de cannabis sativa es la abundante cantidad de proteína vegetal que contienen.

Estas semillas oleaginosas son un excelente suplemento de ácidos grasos esenciales, Omega 6 y Omega 3, y son una excelente fuente de ácido gamma linoleico que contribuye al equilibrio hormonal.
Son ricos en fibra dietética, calcio, magnesio, azufre, cobre, fósforo potásico, vitamina B1 B2 y B6, vitamina D y vitamina E.
Tienen un notable efecto antiinflamatorio.
Precisamente para todas estas propiedades, se usan en el campo cosmético, donde aportan numerosos beneficios.